EL MUNDO – Rocío Molina, oro viejo

“Supone el exponente máximo de una generación que ha crecido en libertad, sin temerle a los tricornios ni conocer la miseria. Responde por derecho a quienes temen que el exceso de abundancia cape al duende. Es el suyo un baile tormentoso, que huele a romero y espliego, al tiempo que exquisito, culto y sofisticado, la conjunción soñada.

O sea, el viaje a ninguna parte, aseado y circular, visto por una flamenca que saca diamantes negros, besos diurnos, a cada paso que da sobre las tablas”

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/02/14/cultura/1266127657.html

Política de Privacidad - Aviso Legal

Log in with your credentials

Forgot your details?